Vomitar tras la reducción de estómago es uno de los aspectos que te preocupa a la hora de someterte a un bypass gástrico  ¿Es cierto? Sí, algunos estudios afirman que hasta el 70% de las personas tienen náuseas y vómitos después de la intervención.

¿Es normal vomitar tras la reducción de estómago?

Tienes que estar tranquilo porque vomitar tras la reducción de estómago es un síntoma normal, además, debes saber que el vómito cuando aparece, lo hace de forma esporádica en el periodo de adaptación; es decir, cuando pasas de tomar una dieta líquida y empiezas a introducir alimentos sólidos.

¿Por qué aparecen las náuseas?

Las náuseas pueden aparecer por efecto de la anestesia, ya que a medida que se va pasando la analgesia puedes tener ganas de vomitar. Una vez que pasan unas 48 horas y sigues con ganas de vomitar, debes consultar a tu equipo de especialistas, porque puede deberse a que se haya producido:

  • Una obstrucción de estómago.
  • Haya salido una úlcera al hacerte el bypass gástrico.
  • Comas demasiado rápido.

¿Por qué se producen vómitos tras el Bypass?

La mayor parte de los vómitos en el postoperatorio se deben a que se come demasiado rápido. Una de las indicaciones que debes seguir en el postoperatorio es comer despacio y con calma, y seguir la dieta que te recomienda tu equipo de especialistas.

Recuerda que durante las dos o tres primeras semanas tras la cirugía, te alimentarás a base de líquidos y de purés. Aunque te encuentres bien y pienses que no te van a hacer daño, no debes comer alimentos sólidos. Recuerda que has sufrido una intervención importante y que el periodo de recuperación es lento, incluso siguiendo las pautas establecidas.

Una vez que inicies la alimentación sólida tienes que tener presente que debes comer poco a poco, con bocados pequeños y masticando muy bien la comida. Porque la mayor parte de las veces los vómitos aparecen por comer rápido sin masticar bien.

Consejos para evitar las náuseas y vómitos

Puedes seguir una serie de pautas para evitar las náuseas y vomitar tras la reducción de estómago.

  • Tómate tu tiempo al comer: Algunos expertos señalan que dediques más de 30 minutos a cada comida. Además de comer en platos más pequeños, también puedes utilizar cubiertos también pequeños. De esta forma, introducirás menos cantidad de comida en cada bocado.
  • Mastica bien: Esto te ayuda a comer más despacio. Si masticas 30 veces cada alimento que introduces en la boca conseguirás que el cerebro tarde más tiempo en darse cuenta de que está lleno, con lo cual comerás menos, y facilitarás el paso de los alimentos al estómago.
  • Aprende a comer: Debes desterrar de tu dieta la comida rica en azúcares y grasas saturadas, los fritos y la “comida basura”.
  • No bebas líquidos con la comida: Las recomendaciones en este punto varían según los nutricionistas y cirujanos, pero está claro que debes esperar entre 30 y 60 minutos después de comer para beber líquidos. Recuerda que debes beber tranquilamente y sin prisa, porque si comer demasiado rápido induce el vómito, con la bebida puede ocurrir lo mismo. Es necesario que mantengas una buena hidratación tras la cirugía de bypass gástrico. Por eso es bueno que añadas al agua otras bebidas sin gas, como las infusiones y los zumos naturales, sin añadirles azúcar.

  • El jengibre te puede ayudar a no vomitar tras la reducción de estómago, si bien no hay evidencia científica de que el jengibre reduzca las náuseas y vómitos, la experiencia de algunas personas así lo indica. No obstante, coméntalo con tu equipo de especialistas para evitar cualquier posible interacción con alguna medicación que estés tomando.
  • No te acuestes nada más cenar: Lo ideal es que transcurra entre una y dos horas desde la comida hasta que te acuestes. Por la noche es recomendable que sigas estas pautas. Si quieres dormir la siesta, también se recomienda que pase un tiempo y que no la duermas tumbado, sino recostado.