Cómo saciar el hambre en verano

Sentirse saciado ayuda a llegar a la siguiente comida con menos hambre y hace que picoteemos menos entre horas. Si no nos saciamos por completo lo más probable que lleguemos con ansiedad a la comida y que arrasemos con todo lo que esté a nuestro alcance.

zumo_de_sandia

El mecanismo de la saciedad cuando comemos

En el mecanismo de saciedad están implicadas varias hormonas que se liberan en respuesta a la digestión y a la absorción de nutrientes en el intestino. Estas hormonas indican al cerebro si hemos consumido la suficiente energía para que el organismo siga funcionando correctamente.

Otro aspecto importante para entender la saciedad es que aunque sintamos que nuestro estómago está lleno, las señales que indican que nos hemos saciado tardarán al menos unos 15 minutos en llegar al cerebro.

Exponerse a las tentaciones

Durante el verano es posible que las actividades de ocio y tiempo libre nos expongan a muchas tentaciones que hagan peligrar nuestra dieta de adelgazamiento. Sentirnos saciados puede ayudarnos a lidiar con estas situaciones, simplemente tienes que seguir algunas de estas recomendaciones:

  • Bebe agua. Sin duda la mejor bebida para sentirse saciado, ya que ocupa nuestro estómago aportando cero calorías.
  • Incrementa el aporte de fibra. La fibra se expande en el estómago y suele tener un contenido bastante elevado de agua, lo que hace que nos sintamos llenos rápidamente. Para notar este efecto incorpora en tu alimentación más frutas, verduras y cereales integrales.
  • Sopas y caldos. Al igual que el agua, ocupan mucho espacio en nuestro estómago y aportan menos calorías que una comida completa. Eso sí, elimina los ingredientes que aporten grasa y calorías innecesarias, como la nata.

Información sobre tratamientos para adelgazar

  • Especias. El jengibre, la canela o la pimienta no solo te ayudan a sentirte saciado, sino que además aceleran el metabolismo, con lo cual tu organismo consumirá más calorías.
  • Picotea fruta. Deberías evitar picotear entre horas, pero si no puedes evitarlo lo mejor es comer algo de fruta, como naranja, piña o pomelo, que te ayudará a disminuir la sensación de hambre y estabilizará tus niveles de glucosa en sangre.
  • Un vaso de leche. La leche es rica en proteínas, por lo que aumenta la sensación de saciedad. Eso sí, todos los productos lácteos que tomes con el objetivo de sentirte lleno deben ser bajos en calorías.

Deja un comentario

*