Algunas personas tienden a la retención de líquidos, dependiendo de su metabolismo y de las condiciones externas.

Por ejemplo, en verano con el calor puede haber una mayor retención de líquidos sobre todo en las piernas, que se hinchan. Ten en cuenta que la mayor parte de nuestro cuerpo es agua; está en la sangre, en los órganos más importantes, en los músculos y en los huesos. Cuando hay más cantidad de agua en alguno de los órganos se produce lo que se denomina retención de líquidos y puede estar provocado por varias causas, entre las que la dieta es una de las principales.

Woman's hand holding cup of tea with lemon on a cold day

Controlar el consumo de sal

Aunque la sal es necesaria para que el organismo regule la presión arterial y el nivel de líquidos, si se consume en exceso puede jugar una mala pasada. Solo tienes que recordar que a las personas que tienen mal la tensión arterial, cuando la tienen elevada, lo primero que les recomienda el médico es que coman con poca sal.

Porque la sal que tomamos no solo es la que proviene del salero, muchos alimentos ya contienen una buena proporción de sodio. Para contrarrestar la sal presente en tus comidas puedes aumentar el consumo de potasio, que se encuentra en el plátano, la cebolla o las espinacas, y beber más agua.

Nuestra forma de vida afecta a la retención de líquidos

Tu estilo de vida también puede afectar a la retención de líquidos. Cuanto más sedentario es más facilita que se te hinchen las piernas. Caminar y no estar mucho tiempo de pie te puede aliviar este problema. Porque cuando hay problemas en el sistema linfático aparece esa molesta hinchazón.

Información sobre tratamientos para adelgazar

¿Qué solución existe a la retención de líquidos?

Para acabar con esa pesadez de piernas, sobre todo cuando está producida por las cartucheras, puedes recurrir a la liposucción, técnica con la que se logra eliminar la grasa localizada en ciertas zonas, mediante la introducción de unas cánulas que se insertan debajo de la piel y llegan hasta la grasa. Una vez allí, se extrae la grasa de forma rápida y segura. Reduciendo tu nivel de grasa en las piernas puedes mejorar el problema que tienes reteniendo líquidos, ya que tu sistema linfático es más eficaz en ausencia de grasa.

No obstante, si eres propensa a la retención de líquidos debes prestar atención a tu dieta y a tu estilo de vida, evitando aquello que te haga estar más hinchada. Tomar infusiones y beber agua, también te ayudará a evitar la retención.

Deja un comentario


*