El riesgo de tener obesidad grave

La obesidad grave aparece cuando nuestro índice de masa corporal se sitúa entre 35 y 39,9. En esta situación, nos tenemos que empezar a preocupar, ya que esos kilos de más pueden afectar de forma importante a nuestra salud por el alto riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes que implican.

Al tener un exceso de peso, no podemos llevar a cabo el ejercicio físico deseado y se cae en un círculo vicioso de sedentarismo y de apatía. Si queremos salir de ese “bucle” nos tenemos que poner en manos de un equipo de especialistas, para que además de tratar nuestra obesidad, nos ayuden a recuperar la actividad física diaria.

obesidad_y_deporte

¿Es recomendable hacer deporte tras la reducción de estómago?

Para empezar a realizar ejercicio también nos tenemos que poner también en sus manos, ya que hay algún tipo de actividad física que no está recomendada tras una reducción de estómago sin cirugía, sobre todo la que trabaja toda la zona abdominal.

No obstante, ten en cuenta que volver a la normalidad lleva su tiempo y, por eso, cuentas con el apoyo de un equipo de especialistas que te acompañará en todo el proceso para alcanzar los objetivos marcados.

Querer empezar a hacer deporte ya es todo un logro. La actividad física reforzará la perdida de peso que estamos obteniendo con la reducción de estómago. Pero cuidado, no intentes calzarte unas zapatillas y salir a correr. Tienes que consultar con tu equipo de especialistas, que te dará las pautas adecuadas para que incorpores el ejercicio físico a tu rutina diaria sin riesgo de lesiones ni contratiempos.

Adelgazar de la mano de especialistas

Lo primero que tenemos que hacer es ponernos en manos de un equipo de especialistas en obesidad para  que diseñen un plan específico para conseguir adelgazar  y en el que no hay que descartar la reducción de estómago para poder alcanzar los objetivos marcados.

Información sobre tratamientos para adelgazar

Entre las diversas opciones que hay para perder peso con una reducción de estómago sin cirugía se encuentra el Método Apollo, es un procedimiento que se lleva a cabo por vía endoscópica, introduciendo el instrumental por la boca, lo que permite una recuperación más rápida.

Una vez que el cirujano llega al estómago, realiza unas suturas en las paredes de este órgano con el fin de reducir su capacidad y de que el paciente se llene antes. Tras el procedimiento, hay que seguir una serie de pautas dietéticas que especificará nuestro equipo de especialistas.