¿Cuándo se recomienda la reducción de estómago sin cirugía?

Existen varios tratamientos para la obesidad grave  y entre los más solicitados se encuentran los relacionados con técnicas de reducción de estómago sin cirugía. Esto se debe principalmente a que son mucho menos invasivos que los procedimientos de cirugía bariátrica, como el bypass gástrico, la gastrectomía tubular o el cruce duodenal. Sin embargo, no es el paciente quien decide el tratamiento, sino que este dependerá de la valoración que el médico haga de cada caso.

Infografía grados de obesidad

¿Cuándo el especialista recomienda la reducción de estómago?

Entre los factores que hay que tener en cuenta a la hora de recomendar una reducción de estómago sin cirugía se encuentran, entre otros, el peso inicial del paciente y los kilos que debería eliminar para recuperar su salud; si padece alguna enfermedad relacionada o no con la obesidad; y la motivación y estado psicológico, ya que este influirá decisivamente en el éxito del tratamiento.

Al acudir a la consulta, el especialista hará una historia clínica detallada y un análisis de todos los datos obtenidos para determinar si la reducción de estómago sin cirugía es la técnica adecuada para facilitarle la pérdida de peso. En el caso de que así sea, existen varios procedimientos eficaces, entre los que se encuentra el Método Apollo.

El Método Apollo o gastroplastia vertical en manga por vía endoscópica está especialmente indicado en personas con un IMC > 30-40 que necesitan perder entre 15 y 35 kilos. Con esta técnica el estómago se reduce al hacer una serie de suturas a lo largo de su curvatura mayor, de manera que disminuye considerablemente la cantidad de alimento que puede recoger y se reduce la ingesta calórica.

Ventaja del Método Apollo

La principal ventaja del método Apollo es que se trata de una técnica tan invasiva como la cirugía bariátrica en la que todo el material necesario se introduce por vía oral a través de un endoscopio flexible.

Aun así, la intervención se realiza bajo anestesia general y en quirófano para garantizar la seguridad del paciente. El procedimiento dura entre 60-90 minutos y tras un periodo de observación el paciente puede volver a su casa en menos de 24 horas.

Información sobre tratamientos para adelgazar

La importancia del seguimiento tras la reducción de estómago

El Método Apollo requiere un estrecho seguimiento médico, nutricional y psicológico, ya que la intervención debe ir acompañada de una dieta hipocalórica y de la modificación de los hábitos alimenticios. El paciente tendrá que adaptarse al nuevo tamaño del estómago y aprenderá pautas nutricionales saludables que podrá aplicar a largo plazo.

Asimismo, es importante que inicie un plan de actividad física adaptado a sus posibilidades con el fin de incrementar el gasto calórico, mejorar la movilidad y flexibilidad y aumentar la masa muscular.