Si el gimnasio no es para ti, utilizar pesas lastradas puede ser una solución, ya que por ejemplo si sales a andar o a correr con pesas puedes quemar más calorías.

Combinación de ejercicio y dieta

Eres consciente que para perder peso y adelgazar no solo debes seguir una dieta personalizada diseñada específicamente para ti, teniendo en cuenta tus necesidades, tu forma de vida, tu IMC y tus ganas para conseguirlo.

Todos los expertos hablan de la necesidad de acompañar el plan dietético con un buen programa de ejercicio físico. Sabemos que esto te puede dar mucha pereza, pero es necesario para que a la vez que pierdes peso te sientas mejor, fortalezcas tu musculatura y dejes a un lado el sedentarismo.

Las pesas lastradas

Las pesas lastradas se pueden colocar en las muñecas y/o en los tobillos. De esta forma, el peso hace que tu cuerpo trabaje más, es decir, tu frecuencia cardiaca aumenta, lo que a su vez hace que quemes más calorías. Además, son de gran ayuda para mejorar del tono muscular, lo que las convierte en una buena opción para las personas que no hacen mucho ejercicio.

Pero no todo es tan fácil. Antes de iniciar el entrenamiento con pesas lastradas debes asesorarte para evitar lesiones. Los expertos recomiendan empezar con pesas que no superen los 500 gramos para que el peso no dañe los hombros. Cuando ya te hayas acostumbrado, puedes cambiarte a unas pesas de 800 gramos o de 1 kilo.

Recomendaciones para utilizar las pesas lastradas

  • Elige las pesas lastradas adecuadas para ti. No uses las de otra persona. Debes asesorarte a la hora de comprarlas y optar por las que más se adecúen a tus necesidades.
  • Al correr o al caminar tienes que tener mucho cuidado con el balanceo de los brazos, para no tener problemas. Por eso, puedes alternar caminar con pesas lastradas y sin ellas en función del tiempo disponible. Empieza con un día a la semana y luego ve añadiendo más días.
  • Calienta antes de ponerte las pesas lastradas para que tus músculos ya estén preparados para una mayor actividad.
  • No abuses del tiempo con pesas. No se debe pasar de 15 minutos en cada sesión de entrenamiento. Y recuerda, hay que ir poco a poco. Empieza con 2 o 3 minutos hasta llegar a los 15.
  • No se recomienda utilizarlas más de una vez a la semana.
  • Aunque las emplees para una actividad física tranquila, como es caminar, no debes excederte en su uso.
  • Cuando termines de entrenar, es recomendable no quitarte las pesas lastradas de golpe y no hacer movimientos bruscos.

Además de las pesas lastradas para las muñecas y los tobillos, existe la posibilidad de utilizar un chaleco con pesas. De esta forma, el peso se distribuye por todo el tronco superior y la fuerza no se localiza en puntos concretos.

Deja un comentario

*