El peligro de las pastillas para adelgazar rápido

Las pastillas  para adelgazar rápido son uno de esos atajos que se intentan coger para eliminar los kilos de más. Estas pastillas facilitan una pérdida rápida de peso a costa de desequilibrios físicos que pueden ser graves. Además, suelen tener un efecto rebote, de manera que al dejar de tomarlas no solo se recupera el peso perdido sino que incluso se pueden ganar algunos kilos más de los que se tenían, lo que empeora la situación.

Cuando el reto es grande, no existen caminos cortos para superarlos. Esto sucede en muchos aspectos de la vida y también se puede aplicar a situaciones como la obesidad. Perder peso no siempre es fácil, requiere compromiso y motivación. Por ello, los caminos cortos para llegar al objetivo de pérdida de peso no suelen dar buenos resultados e incluso pueden poner en riesgo nuestra salud.

Doctor help to make the best choice in vitamins

¿Cuántos tipos de pastillas hay para adelgazar rápido?

Existen distintos tipos de pastillas y con diferentes acciones. Pueden ser supresoras del apetito, bloquear la absorción de grasas e hidratos de carbono, diuréticas, drenantes, laxantes, estimuladoras del metabolismo, con efecto termogénico…

¿Qué efectos provocan en nuestra salud las pastillas para adelgazar?

  • La cuestión es que este tipo de pastillas para adelgazar rápido no son inocuos.
  • Todos tienen un efecto específico sobre el organismo y, por ello, nunca deben tomarse sin supervisión médica. Las pastillas con efecto diurético, por ejemplo, pueden provocar deshidratación grave e incluso fallo renal. Además, la pérdida constante de sales minerales puede desencadenar problemas cardiacos, como arritmias o taquicardia.
  • Por otra parte, algunas pastillas para adelgazar tienen entre sus ingredientes hormona tiroidea, lo que puede causar alteraciones hormonales, taquicardia, temblores, hipertensión y en última instancia hipertiroidismo por intoxicación; otras tienen derivados anfetamínicos que afectan directamente al sistema nervioso central y provocan una aceleración continua, depresión, ansiedad, irritabilidad, insomnio, comportamientos agresivos, taquicardia e hipertensión.
  • A todo esto debemos sumar el inevitable efecto rebote que se produce cuando se dejan de tomar las pastillas. Y como resulta frustrante y decepcionante recuperar el peso perdido en un abrir y cerrar de ojos, muchas personas terminan “enganchadas” a estas pastillas y siguen consumiéndolas poniendo en riesgo su salud.

Información sobre tratamientos para adelgazar

¿Necesitas más razones para no consumir este tipo de sustancias?

La conclusión es que bajo ningún concepto se deben tomar este tipo de pastillas por cuenta propia y sin control de un especialista. Si lo que queremos es adelgazar pero sin perder la salud, lo fundamental es ponerse en manos de un médico nutricionista que valore nuestra situación y nos ayude a elegir el tratamiento de la obesidad que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Entre estos tratamientos están las dietas proteinadas y personalizadas, procedimientos para la reducción de estómago sin cirugía y técnicas de cirugía bariátrica, indicadas para los casos de obesidad más importantes. Hay opciones para todos los casos y todas implican una reeducación alimentaria y la incorporación de la actividad física a la rutina diaria. Solo de esta manera será posible perder peso y mantener esa pérdida en el tiempo.

Deja un comentario

*