Cómo prepararnos para la cirugía bariátrica

Prepararte para la cirugía bariátrica te ofrece de una serie de beneficios que se han analizado en diversos estudios.

Por ejemplo, una investigación de la Universidad de Stanford, en California, llevada a cabo en 90 pacientes a los que se les hizo un bypass gástrico mostró que por cada 1% de perdida de peso antes de la cirugía se perdió un 1,8 % tras someterse a la intervención. Por eso, estar preparado sí que tiene sus beneficios.

Infografía grados de obesidad

Pautas cirugía bariátrica

Tu equipo médico te dará las pautas necesarias, ya que te va a ir acompañando durante todo el proceso. Si tienes obesidad mórbida y tu IMC supera los 40, te ofrecemos una serie de pautas para que puedas hacer tu lista de prioridades para llegar preparado y en buenas condiciones a la cirugía.

  • Empieza a comer con cabeza, teniendo en cuenta tu estado de salud y sin dejarte llevar por lo que te apetece. Ten en cuenta que tras la reducción de estómago, en unos meses  , tu estómago será más pequeño, por lo tanto, tienes que comer comida sana y saludable. Así, tu cuerpo se irá acostumbrando y la comida que tomes debe contener los nutrientes necesarios para que tu organismo funcione bien.
  • Come lento y con bocados pequeños. Así te saciarás más despacio. Además, esta forma de comer será de gran utilidad cuando tu estómago sea más pequeño.
  • No bebas durante las comida Los primeros días después de reducción de estómago con bypass gástrico, recomiendan no beber líquidos mientras se come para que no se mezclen con los alimentos y se llene antes el estómago. Si puedes ir haciéndolo poco a poco, mejor. Cuando te hayas operado ya estarás listo para comer sin beber.

Información sobre reducción de estómago

  • Sustituye los refrescos por el agua. Beber entre comidas te ayuda a sentir que tu estómago está lleno. Además, es necesario para mantener un buen nivel de hidratación. Para esto, empieza cuanto antes a sustituir los refrescos y los zumos, que tienen un alto contenido en azúcar, por agua e infusiones.
  • No abuses del café. Tomarte un par de cafés al día está bien, pero ten cuidado, ya que ponerle azúcar o leche aumenta las calorías que ingieres sin querer.
  • Olvídate del alcohol por un tiempo. Hacerse una reducción de estómago vas a suponer una serie de cambios en tu sistema digestivo donde el alcohol no es bien recibido.
  • Actívate. Ve poco a poco hasta que puedas hacer entre 20 y 30 minutos al día de ejercicio físico. Será de gran ayuda para mantenerte activo y dejar atrás el sedentarismo. Hacer una actividad física de forma regular es un gran refuerzo para alcanzar tus objetivos de pérdida de peso.

Deja un comentario

*