Cuando la obesidad mórbida condiciona tu vida

El ideal físico que impera hoy en día no pasa por tener unos kilos de más. Tener sobrepeso o ser obeso tiene grandes desventajas, sobre todo cuando se ha alcanzado un IMC que supera 40.

En esa situación, nos enfrentamos a la obesidad mórbida, un problema que afecta a nuestra vida laboral, social, familiar y de pareja, puesto que los kilos de más no nos dejan llevar una vida adecuada.

obesidad_morbida

La desmotivación, una de las causas de la obesidad mórbida

Una vez que se empieza a engordar y a coger kilos de forma desorbitada se suele entrar en una espiral de la que es difícil salir, ya que la depresión, la desmotivación y la falta de alicientes son compañeros de viaje hacia la obesidad mórbida.

No hace falta llegar a esos casos de obesos mórbidos que salen en la televisión porque no pueden salir de sus casas debido a los kilos de más, antes hay que poner solución a este gran problema, puesto que la obesidad afecta no solo al aspecto físico, sino que pone en serio peligro nuestra salud.

Primer paso para enfrentarse a la obesidad mórbida

Lo primero que hay que hacer es ponerse en mano de un equipo de especialistas que valore nuestra situación y nos ayude y acompañe para hacerle frente. En los casos de obesidad mórbida se recomienda recurrir a la cirugía bariátrica.

Gracias a las distintas técnicas de reducción de estómago disponibles se puede reducir la capacidad del estómago y mejorar nuestro estado de salud. El bypass gástrico es una de las técnicas de cirugía bariátrica que más se emplean.

Consiste en dividir el estómago en dos partes y una de ellas se une al intestino delgado. Con esto se consigue un doble objetivo: reducir el tamaño de estómago y llenarnos antes y absorber menos nutrientes. Además, se trata de un procedimiento que se puede hacer por vía laparoscópica y con el que puedes perder hasta el 75 por ciento del sobrepeso.

Información sobre tratamientos para adelgazar

También puedes optar por la gastrectomía tubular con la que dejas el estómago al 30% de su capacidad en forma de manga. Como el estómago es mucho más pequeño, se llena antes y se comen menos alimentos. También se hace por vía laparoscopia y se puede perder entre el 50 y el 60 por ciento de los kilos que te sobran.

Por último, se puede optar por el cruce duodenal, también conocido como derivación biliopancreática o switchduodenal. Se parece un poco al anterior procedimiento, porque se reduce la capacidad del estómago y se modifica también el intestino delgado para que se absorban menos nutrientes.

Como ves, existen varias opciones. Tu equipo de especialistas te ofrecerá la opción más adecuada para ti, dependiendo de tu estado de salud, de los kilos que quieras perder y de cómo puedes afrontar este reto.

Deja un comentario

*