El método del vaquero “Jean test” es una buena forma de controlar nuestro peso sin que al subirnos a la báscula, sintamos pánico o culpabilidad.

Pesarse con la esperanza de que la cifra sea la esperada, puede frustrarnos, incluso llegar a obsesionarnos si la báscula no refleja los resultados deseados después de meses cuidando la alimentación y haciendo ejercicio.

¿Y si nos deshacemos de la báscula?

Si comes sano cada día, y haces un poco de ejercicio, los resultados serán visibles en poco tiempo sin que la cifra que marca la báscula, eche por tierra el sacrificio.

Si quieres saber si has perdido esos kilos que te propusiste abandonar hace unos meses, el método del vaquero te ayudará a saber si han cumplido tus objetivos:

¿En qué consiste el método del vaquero?

El método del vaquero o Jean test, es sencillo, solo tienes que rescatar del armario esos vaqueros que tan justitos te quedaban unos meses atrás, si ahora el botón cierra a la perfección ¡Bingo! Estás haciendo las cosas bien.

El peso que nos indica la báscula no es más que un número.

Debes tener en cuenta que no pesamos lo mismo cuándo nos acabamos de levantar tras 8 horas de sueño reparador y con el estómago vacío previo al desayuno, que la tarde de un domingo después de una relajada comida en familia.

banner_peso_saludable

Por otro lado, la retención de líquidos, la alteración de nuestras hormonas o períodos de menstruación, son factores que pueden influir en que la aguja de la báscula gire hacia el lado que no deseamos, sin embargo, esto no significa que no estés perdiendo grasa con la rutina de entrenamiento y dieta especializada.  Por ello, el método del vaquero resulta tan efectivo.

Tras varias semanas combinando ejercicios de fuerza con pesas y actividades de cardio para quemar calorías, el músculo irá creciendo y tonificándose poco a poco.

Debes tener en cuenta que el músculo también pesa, incluso más que la grasa, por tanto, no te fíes de lo que te cuente la báscula y respeta los tiempos en los que tu cuerpo va cambiando.

¡Olvida la báscula y pásate al método del vaquero!