¿Qué es la liposucción?

La liposucción es una excelente alternativa para quienes quieren remodelar su figura y eliminar la acumulación de grasa localizada difícil de eliminar con la combinación de dieta y ejercicio. La intervención consiste en la aspiración de los depósitos de grasa, principalmente en el abdomen, cartuchetas, muslos, subglúteos y rodillas, mediante la introducción de una cánula conectada a un sistema de vacío.

Liposucción

Esta intervención se realiza bajo anestesia general y no suele ser necesaria la hospitalización, de manera que el paciente abandona la clínica a las pocas horas y puede retomar sus actividades diarias pasados unos 3 días.

La principal ventaja de la liposucción es que los efectos se notan desde el primer día, si bien los resultados definitivos se aprecian a los cuatro meses aproximadamente. Sin embargo, debemos tener claro que no se trata de un tratamiento de la obesidad ni promueve la pérdida de peso. Si nuestro objetivo es adelgazar, lo mejor es consultar con el especialista, quien nos recomendará el tratamiento adecuado según nuestras necesidades.

Hacerse una liposucción en invierno

Una de las dudas más frecuentes sobre la liposucción suele estar relacionada con el momento más adecuado para hacérsela. Y esta cuestión es importante porque algunos aspectos post-intervención son mucho más llevaderos durante los meses fríos que en los cálidos. A continuación te explicamos por qué es más conveniente realizarla en invierno:

Permite disimular las fajas y otras prendas de compresión

Tras la intervención, el paciente debe llevar una faja, medias u otras prendas de compresión durante al menos 4 semanas para controlar la inflamación y reducir los hematomas. En invierno es más fácil ocultar o disimular estas prendas debajo de la ropa, mientras que en verano no solo serán visibles sino que además resultarán incómodas al provocar calor y sudoración.

Ayuda a reducir la inflamación

Las bajas temperaturas invernales favorecen la cicatrización y pueden ayudar a reducir la inflamación habitual tras la intervención.

Favorece la recuperación

Los meses de invierno pasamos más tiempo en casa y tendemos a reducir nuestra actividad social debido al mal tiempo. Esto favorece el descanso y la recuperación.

estetica

Protege la zona tratada del sol

La exposición solar puede empeorar la cicatrización (si bien en el caso de la liposucción las cicatrices suelen ser casi imperceptibles), interferir en la reducción de la inflamación haciéndola más lenta, y causar la hiperpigmentación en la zona tratada.

Nos prepara para el verano

Cuando llega el verano todos queremos lucir lo mejor posible bajo el sol. Realizar la intervención en invierno nos permitirá estar ya recuperados para cuando llegue el momento de mostrar nuestro cuerpo, ya que necesitaremos al menos 4 meses para observar los resultados finales de la intervención.