¿Estás oyendo hablar del kale por todos sitios, pero su extraño nombre te genera desconfianza?a la hora de incluirlo en tu cesta de la compra? Deja atrás tus prejuicios porque estas hojas  verdes están repletas de nutrientes, te lo contamos.

¿Qué es el kale?

Es una verdura verde muy agradecida, pues su cultivo puede llevarse a cabo incluso en terrenos muy fríos y puede aprovecharse en su totalidad, pues mientras sus hojas más pequeñas pueden utilizarse para preparar ensaladas, las más grandes son perfectas para preparar guisos más elaborados.

Beneficios que aporta el kale

Esta verdura está repleta de vitamina K, A y C, E, es rico en antioxidantes, minerales y fibra. Por otro lado, es una verdura que contiene carbinol, que favorece la reparación celular e impide el crecimiento de células cancerígenas. Además es perfecto para incluir en tu dieta si deseas perder peso.

Cómo conservarlo en en casa

El Kale, que hoy puede obtenerse con facilidad en muchos supermercados, tiene que conservarse en la nevera cubierto en bolsas de plástico para evitar que se estropee y sus hojas se mantengan. Antes de consumirlo e incluirlo en tus recetas, solo tienes que lavarlo con agua fría.

Recetas que puedes hacer con el kale

Crema de kale

Añade una hojas de kale en la batidora junto a las verduras que más te gusten y un poco de leche, condimenta con un poco de sal y pimienta ¡Tendrás una crema  nutritiva y perfecta si deseas mantener la línea!

El Kale para sustituir la lechuga en tu sándwich

Te proponemos un sándwich delicioso y con muy pocas calorías, solo necesitas escoger un tipo de pan hecho con masa madre, te proponemos el pan de centeno o de trigo sarraceno, pues contienen fibra y menos azúcares que el pan blanco, con un filete de pollo o pavo a la plancha, cebolla caramelizada, queso fresco, y unas hojas de kale.

Para preparar una ensalada

El kale como base para ensaladas para adelgazar a la que puedes añadir un poco de salmón ahumado, huevo duro y tomate, con un chorrito de aceite de oliva virgen y una pizca de sal. ¡Ya tienes tu entrante saludable en la mesa!