Sentirse feliz tras la reducción de estómago es una buena señal. Después de una decisión que ha implicado un cambio importante en tu vida, comprobar que la transformación tan deseada es al fin real, hace que nos sintamos bien con nosotros mismos. Atrás quedan los complejos, la vida sedentaria y una salud débil, ¡Comienza tu nueva vida!

Sentirse feliz tras la reducción de estómago es posible

Después de varios intentos de adelgazar con dietas peligrosas y privaciones, has decidido someterte a una reducción de estómago.

Por tanto sentirse feliz tras la reducción de estómago, no es para menos, al fin has conseguido deshacerte de esos kilos de más que no solo te va a servir para ganar salud, también vas a poder llevar una vida activa, repleta de planes y actividades que antes estaban vetados para ti.

Pensar que vas a poder ir de compras sin agotarte o sin tener que pararte a descansar a cada rato, que vas a poder ponerte ese vestido que te gusta y ver que te sienta genial, y hacer cualquier deporte que antes era imposible, es la mejor motivación para afrontar el cambio lleno de optimismo y fuerza.

La reducción de estómago para adelgazar

Llevas años luchando, sin mucho éxito, con esos kilos de más. Estás aburrido de las dietas, de las privaciones, de sentirte cansado al hacer cualquier esfuerzo, de no poder disfrutar de la playa y de la piscina sin complejos,… en definitiva, de no llevar una vida ‘normal’.

Has optado por poner fin a esa situación y buscar ayuda. Entre los distintos métodos para adelgazar , y después de dejarte asesorar por especialistas, por fin, vas a conseguir que la pérdida de peso sea tu prioridad, vas a empezar a disfrutar de muchas cosas de la vida ,y te sentirás feliz tras la reducción de estómago.

Consejos para una vida saludable y feliz

Muchas personas con problemas de peso se van aislando poco a poco, no quieren estar con otras personas porque no se sienten cómodas consigo mismas, ni quieren que las demás las vean en su situación.

Ya es hora de cambiar y sentirse feliz tras la reducción de estómago puede hacerse al fin realidad.

Para eso, puedes seguir estos consejos que te ayudarán antes de la reducción de estómago:

  • Afronta la vida: Sé realista con los cambios e infórmate de ellos antes de hacerlos para saber realmente lo que esperas de los objetivos que te has marcado.
  • Aprende a confiar en ti mismo ante cualquier situación: Eres tú el que tiene que ser responsable de su vida, actos y decisiones. Si las tomas de forma coherente y meditada, sabrás aceptar los resultados del cambio.
  • No mires atrás: Afronta los nuevos retos con ganas y energía. El pasado está ahí y no se puede cambiar, te sirve para aprender y para evolucionar.
  •  Rodearte de las personas que te quieren: Es bueno que en todo este proceso te acompañes de alguna persona (tu pareja o algún familiar cercano) con la que puedas compartir todas tus alegrías y tus dudas.
  • A la hora de acudir al médico los días antes de la intervención, es bueno que hagas una lista y la compartas con la persona que va a estar a tu lado en todo el proceso.

  • No te dejes influir por los demás: Si has tomado ya la decisión, sigue adelante y apóyate en las personas que confían en ti y en tu decisión. Huye de las personas negativas y de las que no te aportan nada.
  • Piensa en positivo y refuerza ese pensamiento: A la hora de bajar de talla y cambiar tu aspecto debes tener en la cabeza todo lo bueno que te va a traer tu decisión. Si es necesario, solicita apoyo psicológico para afrontar este nuevo cambio en tu vida, es normal que después de la intervención cueste reconocerse tras adelgazar mucho, pero esta situación no debe angustiarte, poco a poco irás acostumbrándote a tu nuevo aspecto.