Engordar en Navidad como consecuencia de las numerosas fiestas, comidas de trabajo, y tiempo para divertirnos con familiares y amigos, es un hecho que tenemos, en muchas ocasiones, asumido.

Sin embargo, aunque la época navideña es para disfrutar de unos agradables días de celebración, no todo es perfecto. Los excesos no solo nos hacen engordar en Navidad, sino que además, cada año, después de las fiestas, aumentan los problemas cardiovasculares y los trastornos asociados a la obesidad.

¿Cuántos kilos engordamos durante las fiestas?

Algunos especialistas, ya hablan de los ‘infartos navideños’ como un elemento característico de estas fechas. Y es que, el riesgo de sufrir un infarto o de ser ingresado por insuficiencia cardíaca, se dispara durante la Navidad y el Año Nuevo, y se mantiene, al menos, durante los cuatro días siguientes.

Algunos estudios achacan este incremento de infartos a la climatología más fría y dura de la época; sin embargo, se ha demostrado que los infartos aumentan durante las fiestas, independientemente del clima.

En cuanto a la obesidad, que es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, también es un problema que se incrementa considerablemente.

Después de Año Nuevo, las consultas de endocrinología, empiezan a recibir más visitas de pacientes con problemas de control de peso como consecuencia de engordar en Navidad, y aumentan las complicaciones y descompensaciones en los que ya sufren obesidad.

Engordar en Navidad ¿Cuál es el principal motivo?

Las principales causas de engordar en Navidad, y padecer problemas cardíacos y de obesidad, se encuentran en los atracones, las comidas ricas en azúcares y grasas saturadas, y el consumo excesivo de alcohol y tabaco, todo ello aderezado con una buena dosis de sedentarismo. Y es que a la hora de celebrar, parece imposible encontrar el equilibrio.

¿Cuántos kilos engordamos durante las fiestas?

Entre 3 y 5 kilos por persona, podemos llegar a engordar en Navidad, esta, es una cantidad que en alguien que no necesite adelgazar demasiado, puede ser compensado fácilmente con una dieta proteica  y ejercicio físico, una vez finalizado el periodo festivo.

Pero en una persona con obesidad, este incremento puede suponer el paso de una situación de obesidad a una futura obesidad mórbida.

Esto se debe a que, salvo excepciones, engordar en Navidad no suele compensarse pasado el periodo festivo, y se tiende a acumular kilos empeorando así,  la obesidad ya existente.

Aunque resulte complicado, durante esta época, los especialistas recomiendan mantener en la medida de lo posible, la rutina habitual seguida a lo largo del año, evitando los excesos en la alimentación y el sedentarismo.

Para evitar engordar en Navidad, es importante mantener una dieta equilibrada que sea:

  •  Baja en sal, azúcares, grasas saturadas e hidratos de carbono.
  • Evitar los alimentos pre cocinados o fritos.

Pero, sobre todo, hay que moderar el consumo de alcohol, no solo por el gran aporte calórico que supone, sino por el impacto negativo que tiene en órganos como el corazón, hígado y páncreas.

Lo  importante es poder disfrutar con salud junto a nuestros familiares y amigos.

En definitiva, no debemos perder la oportunidad de vivir estas fechas con moderación, siguiendo una dieta equilibrada y protegiendo nuestro corazón evitando, en la medida de lo posible, engordar en Navidad.