Hacer deporte para adelgazar es clave si nuestro objetivo es, además de quitarnos los kilos de más de manera progresiva y saludable, tonificar bien nuestro cuerpo, esta combinación es especialmente importante en los pacientes a los que se les ha colocado un balón intragástrico.

El tratamiento del balón intragástrico

El balón intragástrico consiste en la introducción en el estómago por vía oral de una esfera de silicona que se rellena de una solución estéril, ocupando así parte del estómago, generando una sensación de saciedad  y además al hacer las digestiones son más lentas provoca un efecto dual  que favorece a adelgazar. Junto al seguimiento de una dieta adecuada y el aprendizaje de nuevos hábitos alimenticios, el ejercicio físico es un elemento clave para garantizar el éxito del tratamiento . Por ello, aunque esta época vacacional nos empuje al relax, es importante mantener la actividad física programada.

Perder entre 20 y 25 kilos

Los pacientes que recurren al balón gástrico necesitan perder de media entre 20 y 25 kilos, por lo que suelen tener una actividad física limitada debido a su obesidad. No están acostumbrados a hacer deporte para adelgazar, por tanto, el paso de una vida sedentaria a otra activa no resulta fácil.

Para que esta transición sea lo más segura posible, es importante que hacer deporte para adelgazar se convierta en un hábito en las personas que se han colocado un balón intragástrico de manera progresiva, primero con caminatas de entre 30 y 60 minutos diarios, y luego añadiendo actividades de mayor intensidad, como natación o bicicleta, conforme se vayan sintiendo cómodos y seguros en la práctica deportiva.

Beneficios de hacer deporte para adelgazar con balón intragástrico

  • Favorece la pérdida de peso y ayuda a mantenerlo en el tiempo.
  • Mejora la capacidad cardiorrespiratoria (habitualmente reducida en estos pacientes).
  • Disminuye la hipertensión, el nivel de colesterol y el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • El deporte también reduce el riesgo de osteoporosis y de sufrir fracturas, favorece el desarrollo muscular y la resistencia, y mejora la coordinación y la flexibilidad.
  • Y por si esto fuera poco, a los beneficios del ejercicio debemos sumar que mejora el bienestar psicológico y reduce el estrés.

¿Por qué no aprovechar las vacaciones de Navidad para hacer deporte?

Los pacientes con balón intragástrico pueden iniciarse en el deporte a través de caminatas con un ritmo que pueden aumentar progresivamente en tiempo e intensidad. También es recomendable incorporar poco a poco ejercicios de tonificación muscular.

Mientras que aquellos que ya han progresado en su actividad física pueden aprovechar para probar nuevas actividades que aumenten su motivación, como el aquagym, zumba, remo, yoga o incluso deportes de equipo.

De esta manera durante el programa de seguimiento multidisciplinar del balón intragástrico, podemos conseguir que hacer deporte para adelgazar se convierta en un hábito para alcanzar nuestro objetivo a través del cumplimiento de unas pautas mínimas de actividad física moderada (nadar, bicicleta en llano, paddle) de aproximadamente 150 minutos semanales.