¿Cómo adelgazar 5 kilos?

Nos sobran 5 kilos, no más, pero es imposible dejarlos atrás sin proponérnoslo seriamente. Una vez tomada la decisión hay que actuar de mejor forma posible, dejándonos orientar por los que realmente saben.

 bajar_5_kilos

Por eso, debemos acudir a un especialista para que nos diga cómo podemos perder esos kilos que nos han cogido tanto cariño y que quieren quedarse con nosotros. Lo primero de todo es saber que queremos hacerlo e implicarnos en el proceso.

De nada sirve que las personas que tenemos a nuestro alrededor nos animen a adelgazar si nosotros no estamos convencidos.

En esta aventura nos puede ayudar mucho la dieta proteinada . Es de sobra conocido que las proteínas son necesarias para el mantenimiento de nuestros músculos, pero también no ayudan a saciarnos pronto, lo que hace que no comamos grasas e hidratos de carbono, que hacen que ganemos peso.

La dieta de proteínas y la cetosis

La dieta proteinada induce la cetosis o cetoacidosis, un proceso metabólico que aparece cuando el organismo usa como fuente de energía las grasas almacenadas al no poder obtenerla de los hidratos de carbono, que se destierran por completo en las dietas proteinadas.

Hay que recordar que durante la cetosis se producen cuerpos cetónicos (acetona, acetoacetato y beta-hidroxibutirato), unos compuestos químicos que suministran energía al corazón, y también al cerebro pero de forma excepcional.

Supervisión de la dieta proteinada por un médico

Todo este proceso debe ser supervisado por un especialista, que nos asesorará de la mejor forma posible para seguir esta dieta, dándonos las claves necesarias.

Un aspecto que no podemos olvidar es la hidratación. Si seguimos una dieta proteinada tenemos que beber mucha agua no solo para deshacernos de la grasa a través de la orina sino también para eliminar otros deshechos que se generan cuando seguimos esta dieta.

Información sobre tratamientos para adelgazar

Hay una regla que puede servirte a la hora de empezar una dieta proteinada para adelgazar y es consumir unos dos gramos de proteínas por cada kilo de peso.

Así, si quieres pesar unos 65 kilos, deberás consumir unos 130 gramos de proteínas. Es fácil hacer el cálculo, pero si no te quieres complicar hay una tabla que te puede proporcionar tu equipo de especialistas para plantear los alimentos que debes consumir y la cantidad exacta que tienes que tomar.

Debes recordar que las proteínas nos proporcionan aminoácidos que son necesarios para el crecimiento normal y para mantener un buen estado de salud, sin olvidarnos de la energía para poder llevar a cabo nuestras actividades diarias.

Recuerda, encuentras proteínas en la carne, el pescado, los huevos, los productos lácteos (aunque con estos alimentos tienes que tener cuidado porque algunos, como el queso, tienen un alto contenido en grasas), los cereales, los frutos secos y las legumbres, estas últimas aportan proteínas de origen vegetal.