Realizar ejercicio habitualmente te ayudará a quemar grasa y sentirte bien, sin embargo, que puedas comer lo que quieras después del gimnasio sin engordar es un mito carente de fundamento científico.

Existen numerosas creencias populares alrededor de la práctica deportiva. Algunos de los falsos mitos más extendidos, y al mismo tiempo más carentes de fundamento científico, son aquellos que aseguran que si uno va al gimnasio todos los días, luego puede comer todo lo que quiera sin engordar, o aquel otro que habla de la ventana o franja temporal que se abre inmediatamente después del ejercicio, en la que por arte de magia todo lo que comas en ese tiempo no repercutirá en tu peso.

Aunque después de una práctica intensa de ejercicio se siguen quemando calorías durante algunas horas, eso no significa puedas comer lo que quieras después del gimnasio sin engorda, y aunque, no está mal darse un capricho de vez en cuando después de entrenar, pero hacerlo de manera frecuente hará que recuperes lo perdido en el gimnasio.

Comer lo que quieras después del gimnasio sin engordar

Puede que los deportistas profesionales y de élite, y las personas que llevan años de su vida entrenándose en gimnasios siguiendo una dieta estricta que casi nunca se saltan, apenas engorden o lo pierdan muy rápido después de estar una temporada comiendo de manera menos restrictiva a la habitual.

Pero para el resto de los mortales que vamos al gimnasio con la intención de perder esos molestos michelines antes de que llegue el verano comer lo que quieras después del gimnasio sin engordar no es una teoría realista.

Consejos que te ayudarán a mantenerte en forma

Desmontada la falsa teoría de poder comer lo que quieras después del gimnasio sin engordar, te damos algunos consejos para no perder la motivación y adquirir hábitos de vida saludables:

Las risas no son buenas y si lo que quieres es perder peso o conseguir un buen mantenimiento físico, lo más aconsejable es que te guíes por la sensatez:

  • Olvídate de los mitos y falsas creencias.
  • Tómatelo con calma y disfruta de la actividad física.
  • Aliméntate de manera saludable.
  • Haz ejercicio de manera frecuente y dentro de tus posibilidades.

Qué comer después del gimnasio para evitar engordar

Lo correcto después de hacer actividad física es reponer fuerzas y recuperar las reservas perdidas. Nuestros músculos necesitan un nuevo aporte proteico y de glucosa. Para ello es importante:

  • Rehidratarse, pues ha habido una pérdida de líquido considerable, bebe agua, infusiones o zumos naturales
  • Reponer carbohidratos y proteínas de alta calidad: bocadillo de pan integral con pechuga de pavo, un yogur, queso fresco bajo en grasa, o una tortilla francesa.
  • Olvídate del chocolate o la hamburguesa, porque volverás a la casilla de salida de inmediato, si te apetece algo dulce comete una fruta como por ejemplo un plátano.

Lo que comamos después del ejercicio dependerá también del esfuerzo que hayamos hecho (sesión suave o intensa), de nuestra condición física y del momento del día en que hayamos realizado el ejercicio.

  • Si tu entrenamiento es intenso y de larga duración por las mañanas: El desayuno saludable que tomes después será más que suficiente para reponerte.
  • Si lo has realizado a media mañana o antes de comer: Puedes reponer fuerzas con una comida equilibrada pero evitando el postre.
  • Si haces ejercicio por la tarde-noche y realmente te has machacado durante una hora o más, el tentempié puede ser un poco más generoso.

Comer adecuadamente, además de ayudarte a recuperarte del esfuerzo, te permitirá afrontar el resto de la jornada laboral con más energía.

Los niños y adolescentes después del deporte

En el caso de los niños y adolescentes, que muchas veces practican ejercicio al final del día después del colegio, el tentempié ha de ser acorde con el esfuerzo realizado, ya que les ayudará a reponerse completamente del cansancio y mejorar su recuperación muscular.

Por tanto, olvídate de la falsa teoría que afirma poder comer lo que quieras después del gimnasio sin engordar, pues después de hacer ejercicio te das carta blanca para atiborrarte de todo lo que te gusta, que normalmente suele ser lo que más engorda, estarás perdiendo lo que ganaste con tanto esfuerzo y sumando unas calorías que te van a costar mucho perder.