Someterse a una cirugía para adelgazar es un error, pues cuando los kilos de más se convierten en un serio problema para tu salud, y se habla de obesidad mórbida, (El IMC supera los 40), la única opción efectiva es que pierdas peso antes de someterte a una cirugía.

¿En que consiste la cirugía bariática?

La cirugía bariátrica, que consiste en la reducción del tamaño del estómago bien con una banda gástrica o con un bypass gástrico, puede ser tu mejor solución.

cirugia_bariatrica

Consejos antes de una cirugía para adelgazar

Los expertos recomiendan ir perdiendo peso antes de someterse a esta cirugía bariátrica, pues, de esta forma, te irás acostumbrando a comer menos y mejor.

Además, combinar la dieta con un plan de ejercicio físico te ayudará a ir perdiendo kilos y llegar a la cirugía en buena condición física.

Para lograr estos objetivos previos a la cirugía para adelgazar, debes ponerte en manos de un equipo de especialistas compuesto por un médico, un nutricionista y un psicólogo, que te irán dando las pautas necesarias para reeducar tu alimentación y tu estilo de vida.

Según investigadores de la Universidad de Oxford, es necesario seguir una dieta hipocalórica para reducir el tamaño del hígado, ya que con un IMC entre 35 y 40 el hígado es más grande por las reservas adicionales de la glucosa que proviene del azúcar, por los depósitos de grasa y por el agua.

Si se reduce el tamaño del hígado, la cirugía puede resultar más sencilla.

Dieta antes de someterse a una cirugía para adelgazar

Se recomienda tomar tres porciones diarias de hidratos de carbono, dos de fruta, entre tres y cinco de verdura, dos de proteínas y dos de lácteos que se pueden distribuir siguiendo las pautas de esta dieta:

Desayuno

  • Hidratos de carbono: tres cucharadas de cereal o una tostada
  • Lácteos: leche desnatada
  • Infusión

Media mañana

  • Fruta: una manzana o una pera

Almuerzo

  • Proteínas: pescado, como salmón, merluza o lubina, y carne de ave o conejo
  • Hidratos: patatas asadas
  • Fruta: una manzana

Merienda

  • Lácteos: un yogur desnatado o un vaso de leche desnatada
  • Proteínas: una loncha de jamón cocido
  • Hidratos: una rebanada de pan integral

Cena

  • Verduras: un plato de verduras a la plancha
  • Proteínas: una ración de carne de ave
  • Hidratos: arroz
  • Fruta: fresas, ciruelas, pera etc.

No te olvides de beber agua, como dos litros al día, que puedes alternar con infusiones. Lo más importante es que te prepares para ir comiendo menos cantidad, ya que con la cirugía para adelgazar o cirugía bariática, la capacidad de tu estómago se reducirá considerablemente.

Deja un comentario

*