Existe la idea generalizada de que no es recomendable hacerse ninguna cirugía estética en verano porque los resultados suelen ser peores y aumenta el riesgo de complicaciones.

Sin embargo, son ideas equivocadas que se unen a otros tantos mitos sobre las intervenciones estéticas en esta época del año. A continuación aclararemos algunas de las verdades y mentiras sobre la conveniencia de realizarse una mejora estética durante los meses de verano.

operacion_estetica_verano

Verdades y mentiras sobre la cirugía estética en verano

El verano es tan buena época para operarse como cualquier otra

Someterse a una cirugía estética en verano no supone ningún riesgo, lo único que hay que tener en cuenta es que tendremos que limitar algunas de las actividades propias de esta época durante algunos días, como por ejemplo realizar ejercicio o tomar el sol justo en el periodo que más invita a hacerlo.

A la hora de elegir el momento de la intervención, cada persona debe decidir si está dispuesta a sacrificar algunas de las típicas actividades veraniegas, eso es todo.

Se puede realizar cualquier tipo de intervención, desde el  lifting facial, operación de aumento de pecho o tratamientos corporales para eliminar la celulitis. Pero es verdad que algunas de ellas pueden resultar un poco más incómodas, como por ejemplo la liposucción, ya que hay que llevar fajas de compresión que aumentan el calor y la sudoración.

Afortunadamente, la mayoría de las fajas y vendajes que se utilizan en la actualidad favorecen la sudoración y ayudan a disipar el calor, lo que hace más llevadero el postoperatorio.

Postoperatorio de una cirugía estética

El tiempo de recuperación en invierno y en verano es exactamente el mismo si se siguen las recomendaciones de los especialistas médicos, aunque en verano con el calor nos resulte más molesto.

Para muchas personas someterse a una cirugía estética en verano es el momento idóneo ya que pueden hacerlo durante sus vacaciones, pues en los meses de invierno, es más difícil llevar con discreción estas intervenciones, y en ocasiones, nos vemos obligados a solicitar días libres o a compartir involuntariamente aspectos de nuestra recuperación con los compañeros de trabajo.

La ventaja de realizarse una cirugía estética en verano es que cuando te reincorporas a tu trabajo, ya estás totalmente recuperado y contar si te has sometido a una intervención estética será decisión tuya.

banners_tratamientos_corporales_esteticos

El sol ni aumenta el riesgo de infecciones ni empeora la cicatrización. Eso sí, puede contribuir a la pigmentación de la cicatriz, y por ello se recomienda proteger la piel con crema solar con un factor de protección +50 y evitar la exposición directa al sol.

El calor no tiene porqué empeorar la inflamación si se siguen a rajatabla las recomendaciones de los especialistas médicos, como por ejemplo mantenerse en lugares frescos, con aire acondicionado y evitar el sol o los ambientes calurosos que puedan incrementar en exceso la temperatura corporal.