La cirugía bariátrica puede convertirse en una buena opción cuando una persona tiene un grado de obesidad grave o mórbida.  Pues, en estas circunstancias, los problemas para perder peso se incrementan y aparecen enfermedades relacionadas con esa obesidad que muchas veces son difíciles de controlar.

El principal escollo es que en estos casos, los tratamientos habituales para perder peso, como una dieta personalizada, terapia farmacológica y un plan de ejercicios para bajar de peso, son insuficientes. Además, hay varios tipos de cirugía bariátrica, para que a cada paciente se le aplique la técnica que más le beneficie.

¿En qué consiste la cirugía bariátrica?

La cirugía bariátrica es una intervención quirúrgica indicada en pacientes que tienen un IMC>35 y que garantiza tanto la pérdida de peso como la reducción y el control de las enfermedades asociadas a largo plazo a esa obesidad.

Además, la cirugía bariátrica reduce las tasas de mortalidad y previene el desarrollo de nuevos problemas de salud. De hecho, las personas con obesidad operadas viven más tiempo y con menos complicaciones que quienes no se operan.

Tras la cirugía bariátrica, los pacientes empiezan a perder el apetito (como consecuencia de la reducción de estómago) y disminuye la cantidad de alimentos que ingieren. Sin embargo, para que tenga éxito en el tiempo, la operación tiene que ir acompañada de un cambio de hábitos. Como vemos, las ventajas para los pacientes con obesidad mórbida son innumerables; aun así, muchos no se deciden a operarse por temor.

¿Por qué surge el miedo y qué podemos hacer para afrontarlo?

La cirugía bariátrica es una intervención quirúrgica y como tal, suele provocar temor en los pacientes que deciden dar el paso. Dependiendo de las circunstancias y características de cada uno, el miedo puede aparecer por diferentes motivos:

  • Si nunca hemos pasado por una operación, la primera fobia o miedo que suele surgir es la ansiedad. Es inevitable que cuando no conocemos algo nos asustemos y esto también ocurre cuando el paciente intenta imaginar cómo será la cirugía bariátrica.
  • Una de las inquietudes más comunes es el momento de la anestesia, en el que nos preguntamos si nos despertaremos después.
  • Otro miedo frecuente es que la cirugía bariátrica no funcione o no seamos capaces de seguir todas las indicaciones que nos dan los profesionales médicos para que sea todo un éxito.
  • Por último, entre los miedos más frecuentes destaca el temor a lo que los demás pensarán de la decisión de operarse.

Recomendaciones antes de la cirugía bariátrica

Los expertos señalan que la mejor arma para afrontar este miedo es informarnos bien en las fuentes adecuadas, evitando aquellas que no son fidedignas:

  • El primer paso que hay que dar es buscar un profesional cualificado para que nos haga la operación. Es conveniente mirar sus credenciales y las opiniones de otros pacientes, de esta manera ganaremos confianza en el médico y estaremos más tranquilos el día de la operación
  • Es importante crear una relación de confianza con el equipo médico que nos va a atender, ya que será el que resuelva todas nuestras dudas. Un consejo útil para obtener toda la información y acabar con el miedo a la cirugía bariátrica es preparar en casa la visita al especialista y apuntar en una lista todas las preguntas. De esta manera cuando vayamos a ver al médico, los nervios no nos traicionarán y tendremos todas las respuestas. En esta consulta el cirujano puede explicarnos las diferencias entre obesidad y sobrepeso, y las razones para operarnos, qué ventajas, inconvenientes y alternativas existen, los pasos que se darán en la operación y cómo será la recuperación posterior.
  • Nos puede ayudar a afrontar el miedo acudir a la consulta con amigos o familiares que entiendan por lo que estamos pasando y nos den apoyo y seguridad en esos momentos.
  • Los profesionales también recomiendan buscar a otras personas que se hayan hecho una cirugía bariátrica para conocer en primera persona todo el proceso, lo que nos ayudará a tranquilizarnos y a conocer mejor la operación.

Por último, hay que recordar que la cirugía bariátrica es segura y tiene una tasa de éxito muy elevada (el 80 por ciento de los pacientes logra bajar el 60 por ciento de su exceso de peso). No solo nos ayudará a vernos bien físicamente, sino también a mejorar nuestro estado de salud general e incluso nuestra fertilidad, así como a reducir cifras elevadas de lípidos, glucosa (azúcar) en sangre y tensión arterial.