Mientras algunas personas tienden a saltarse las cenas para adelgazar, otras suelen permanecer casi en ayunas durante el día para terminar dándose un festín nocturno.

Pero ninguna de estas dos estrategias es eficaz para adelgazar cuando hemos llegado al sobrepeso, además pueden poner en riesgo nuestra salud. Por tanto, olvida los métodos milagro, lo mejor es ponerse en manos de especialistas médicos que diseñen una dieta personalizada basada en nuestras necesidades de pérdida de peso.

cenas_verano

¿Cómo preparar cenas para adelgazar?

La ventaja de la dieta personalizada es que tienen en cuenta nuestras necesidades nutricionales, de manera ayudan a perder peso sin poner en riesgo nuestra salud.

Además, este tipo de dietas son fáciles de adaptar a la vida diaria, y este punto es muy importante, ya que cualquier intento de adelgazar fracasará si no se ajusta a nuestro estilo y ritmo de vida personal y familiar.

Las dietas personalizadas incluyen una gran variedad de alimentos sanos, bajos en carbohidratos y grasas saturadas que pueden ser combinados de distintas maneras durante las cenas para adelgazar.

Es recomendable basar las cenas para adelgazar en el consumo de proteínas, ya sacian rápidamente, pero también es posible hacer variaciones sobre el plan nutricional que nos entregue el especialista para que las cenas no se vuelvan monótonas.

Ideas para preparar tus cenas para adelgazar

A continuación te presentamos varias ideas:

  • Pollo con limón y especias. El pollo es una de las carnes bajas en grasa más versátiles, ya que es fácil combinar con aliños sabrosos y bajos en calorías. Una de las recetas clásicas es el pollo a la plancha con zumo de limón, que le da un toque ácido, pero también se puede acompañar de curry, soja, tomillo, jengibre o pimienta negra. Lo mejor es dejarlo macerar una media hora antes de cocinarlo para que absorba todo el sabor del condimento.
  • Salmón. El salmón es rico en ácidos grasos omega 3 y proteínas, y tiene una gran capacidad saciante. Al igual que la carne, para la cena es recomendable cocinarlo a la plancha con un chorrito de vino blanco, limón, cilantro y cebollino. Otra buena opción es cocinarlo al papillote y acompañarlo de espárragos trigueros, tomate y alimentos ricos en proteínas, como por ejemplo langostinos

  • Gazpachos. Sin duda una de las cenas más sabrosas y refrescantes para el verano. Sus variantes pueden ser infinitas, y además de con tomate se puede hacer con fresas, remolacha, sandía… El gazpacho aporta pocas calorías y tiene propiedades diuréticas, por lo que ayuda a eliminar líquidos fácilmente.
  • Los caldos y las sopas también son para el verano. Las verduras más recomendables son el apio, la cebolla, el puerro, la col y la zanahoria. Si además añadimos hierbas y especias como el hinojo, el laurel o el tomillo, podemos obtener un buen caldo depurativo, diurético, saciante y bajo en grasas.

Por lo tanto, también es posible disfrutar de cenas para adelgazar sabrosas y nutritivas,  con una dieta personalizada hecha por un médico especialista.

Deja un comentario

*