Muchas personas piensan que caminar es una actividad que no ayuda a mantenerse en forma y mucho menos a perder peso. Sin embargo, caminar adelgaza si se hace de manera frecuente y a buen ritmo, además de mejorar nuestra salud.

Eso sí, para que se produzca un gasto calórico importante no vale caminar de cualquier manera. Según un estudio del National Center for Biotechnology Information, es necesario superar los 10.000 pasos para notar como caminar adelgaza. Dicho así, parece mucho, pero en realidad estaríamos hablando de una media de entre 7 u 8 km, dependiendo del tamaño de la zancada. Si nos paramos a pensar, seguramente hayamos superado con creces esa distancia en alguna tarde de compras.

adelgazar_andando

¿Cómo quemar calorías caminando?

Asimismo, si decidimos salir a caminar para quemar calorías, no basta con  un par de días a la semana. Es importante plantearlo como una actividad frecuente, a ser posible diaria, a la que hay que dedicar al menos una hora por sesión. Por ello, el verano es un momento ideal para iniciar y consolidar una rutina.

La buena noticia es que los beneficios de caminar sobre la salud cardiovascular, pulmonar, ósea y muscular se empiezan a notar desde el primer momento. Y esto es muy importante para las personas que se han sometido a algún tratamiento no quirúrgico de la obesidad, como el balón intragástrico.

El balón intragástrico

Las personas que recurren al balón intragástrico, por ejemplo, suelen tener un IMC superior a 30, lo que significa que necesitan perder entre 20 y 25 kilos para recuperar su salud. Este grado de obesidad hace que sean personas sedentarias que nunca han hecho deporte y en las que introducir pautas de actividad física es muy difícil.

En estos casos, caminar puede ser el complemento ideal del tratamiento del balón gástrico, ya que se puede empezar poco a poco para ir subiendo el tiempo y la intensidad conforme se van perdiendo kilos y ganando fuerza y movilidad.

Recomendaciones para adelgazar caminando con el balón gástrico

  • Camina como si tuvieras prisa, es decir, con cierta intensidad y dando pasos cortos.
  • Para saber si tu velocidad es adecuada, fíjate si te cuesta hablar mientras caminas. Si es así, es la velocidad correcta.
  • Camina al menos 5 días por semana.
  • Si te cuesta caminar una hora seguida, hazlo en varias fases a lo largo del día.
  • ¿Arena o asfalto? Ambos terrenos valen, pero si caminas en la arena tonificarás más tu cuerpo.