La banda gástrica ajustable es un procedimiento de cirugía bariátrica para el tratamiento de la obesidad grave o mórbida, es decir, aquella en la que el paciente tiene un índice de masa corporal (IMC) superior a 35. Esta cirugía se realiza por laparoscopia y consiste en la colocación de una banda ajustable de silicona en la parte superior del estómago con el fin de restringir la ingesta de alimentos.

Qué es la banda gástrica

La banda gástrica ajustable actúa como un cinturón colocado en el estómago y para ajustarlo se rellena la parte interna de la banda con una solución salina.

Esto es posible porque la banda gástrica está conectada a un dispositivo que se inserta debajo de la piel a través del cual, se va inyectando la solución hasta alcanzar la compresión y ajuste deseados.

De esta manera se crean dos cámaras, una superior por encima de la banda que será más pequeña y alojará los alimentos y otra más grande por debajo de la banda a la que pasará posteriormente la comida. Así, se ingieren menos alimentos y se alcanza más rápido la sensación de saciedad.

10 cosas que debes saber sobre la banda gástrica ajustable

Si estás pensando en la banda gástrica ajustable como una opción para el tratamiento de la obesidad, te contamos 10 cosas que debes saber sobre este procedimiento:

  • En comparación con otras técnicas, como el bypass gástrico o la gastrectomía vertical, la banda gástrica es de las cirugías bariátricas menos invasivas, ya que no modifica la anatomía del estómago.
  • Es una técnica segura, con una baja tasa de complicaciones y se realiza con anestesia general.
  • Es reversible. La banda gástrica ajustable puede retirarse mediante una nueva intervención por laparoscopia y el estómago vuelve a su estado inicial.
  • La pérdida de peso es más lenta que con otras técnicas de cirugía bariátrica. Aun así, permite perder cerca del 50% de los kilos que tienes de más.
  • La banda gástrica limita la ingesta de alimentos pero no interfiere en la absorción de nutrientes, por lo que son menos frecuentes las deficiencias de vitaminas y minerales.
  • Suele ajustarse entre cuatro y seis veces al año después de su colocación. Con estas correcciones se pretende asegurar que la banda esté lo suficientemente ajustada como para seguir desempeñando su trabajo.
  • La esofagitis y el reflujo gastroesofágico son las complicaciones más frecuentes y afectan al menos al 15% de los pacientes.
  • Algunas personas tienen que volver a ser intervenidas para cambiar la banda, ya que con el tiempo el estómago se desplaza hacia arriba a través de la banda y la cámara superior del estómago, que es la que recibe los alimentos, se hace más grande.
  • Como en toda cirugía bariátrica, la colocación de la banda gástrica solo es el inicio de un proceso de adelgazamiento que implica el seguimiento estricto de una dieta proteinada y un plan de actividad física.
  • Aunque sigue siendo una opción terapéutica adecuada para muchos pacientes, los buenos y rápidos resultados obtenidos con otros procedimientos de cirugía bariátrica, como el bypass gástrico, han hecho que la colocación de este tipo de bandas sea cada vez menos frecuente.

Deja un comentario

*