El peligro de adelgazar a cualquier precio

Las anfetaminas son unas sustancias que reducen la necesidad de dormir y el apetito. Por eso, algunas personas toman anfetaminas para adelgazar. Pero cuidado, se trata de una droga peligrosa que activa parte del cerebro y hace que tengas ganas de hacer mucha más actividad física. Este efecto, junto con la pérdida de apetito, hace que pierdas peso a costa de tu salud.

fitness  dumb-bell with drugs isolated on white background

Sustancias para perder peso nada recomendadas

De hecho, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) ha advertido del peligro que tiene tomar anfetaminas para adelgazar, que están prohibidas por las autoridades sanitarias de Estados Unidos, y advierten que muchos de los suplementos que se venden, sobre todo a través de páginas web, no están autorizados y pueden contener algunas sustancias que no tienen autorización para que se empleen para perder peso. Entre esas sustancias se encuentran los anorexígenos, que son los derivados de las anfetaminas, como las benzodiacepinas.

El gran problema que existe al tomar los suplementos etiquetados como anorexígenos es que contienen anfetaminas o derivados, de los que se desconoce la cantidad que incluyen. Como son estimulantes, estas drogas aumentan la frecuencia cardiaca y la presión arterial, lo que supone un serio riesgo para la salud cardiovascular.

Información sobre tratamientos para adelgazar

Problemas cerebrovasculares a largo plazo a causa de las anfetaminas

  • Algunos estudios también sugieren que el consumo de anfetaminas favorece la aparición de problemas cerebrovasculares, es decir, que aumentan las posibilidades de tener un ictus.
  • El consumo habitual de anfetaminas para adelgazar o derivados también produce efectos a largo plazo en el cerebro, que se traduce en alteraciones similares a las que se producen con una enfermedad mental grave. No es ninguna broma probar con sustancias no regladas para perder peso.
  • Ten cuidado y no pruebes a adelgazar con sustancias anorexígenas que te hacen perder el apetito, ya que te pasará factura a corto plazo.
  • Si realmente quieres perder peso, debes acudir a un equipo de especialistas, integrado por un médico, un nutricionista y un psicólogo, que te diseñarán un plan adecuado a tus necesidades. Lo más importante es que junto a todos ellos puedas alcanzar los objetivos marcados, que deben ser asumibles y realistas.
  • El apoyo del psicólogo es clave para sortear los momentos de debilidad que te vayan surgiendo a lo largo de la dieta, ya que sacará lo mejor de ti para hacer frente a las dificultades y conseguir tu meta: perder peso sin perder tu salud.

Deja un comentario

*