Hay que plantearse adelgazar con salud cuando notamos que ese grado de obesidad nos dificulta nuestra vida,  no estamos hablando de unos kilos de más, de no poder subir sin fatigarse una escalera o dejar pasar el autobús porque no puedes correr para cogerlo. Cuando tienes un IMC>40 debes plantearte buscar la ayuda necesaria para adelgazar tu salud.

1. Olvídate de las dietas rápidas

Has probado mil dietas y siempre pasa lo mismo. Empiezas con muchas ganas, ves que pierdes peso pero son difíciles de mantener a largo plazo.

El problema es que no cambias tus hábitos de vida y así no es fácil perder peso y adelgazar.

Cambiar nuestro estilo de vida

Parece lo típico que siempre oímos pero es la clave, adoptar un estilo de vida saludable no solo redundará en tu figura, sino también en tu salud.

2. Apóyate en especialistas

Céntrate en buscar un equipo de especialistas que te guíe para que encuentres un equilibrio adecuado entre las calorías que comes y las que necesitas. Ahí está la clave y eso puedes conseguirlo si buscas la ayuda necesaria en un equipo de profesionales.

3. Objetivos reales pero… cúmplelos

Cuando llegas a tener obesidad mórbida tienes un problema de salud que debes atajar cuanto antes para que no se convierta en algo que condicione mucho más tu vida. Así, debes fijarte pequeños objetivos, como perder el 10% de tu peso, así se puede adelgazar con salud.

Una vez conseguido a través de la modificación de tus hábitos de vida, querrás más y lograrás ir reduciendo tu peso paso a paso, de la mano del plan diseñado específicamente para ti por tu equipo de especialistas.

Seguir una dieta tras otra has visto que no te ayuda.

banner_peso_saludable

4. Practica deporte

Además de tu plan de alimentación, adelgazar con salud incluye que debas intentar moverte y dejar atrás el sedentarismo en el que estás apalancado.

Sabemos que cambiar no es fácil, por eso debes elegir el momento adecuado y tomar una decisión apoyándote en las personas que tienes a tu alrededor: tu familia, amigos y compañeros de trabajo son los que mejor te pueden ayudar a conseguir la meta que te has propuesto.

5. Nada de precipitarse

Y recuerda, debes empezar poco a poco. Los pequeños cambios te llevarán a la meta. Empieza comiendo más (fruta) vegetales y caminando unos diez minutos al día. Una vez conseguido, prueba a caminar 20 minutos y empezar una dieta (proteinada) adaptada a ti.

Modera la ingesta de calorías (Cuenta las calorías), sin llegar a obsesionarte, quieres adelgazar con salud, verás cómo puedes ir alternando el consumo de ciertos alimentos y el ejercicio físico.

Sin darte cuenta estarás empezando a cambiar tus hábitos de vida, decantándote por una vida más sana y saludable.

Porque lo importante es que vayas dejando atrás esos kilos que te sobran y vayas ganando salud.

Deja un comentario

*