Banda gástrica, opción segura para perder peso en obesidad mórbida

Cuando el índice de masa corporal (IMC) supera 40 es hora de plantearnos alguna solución eficaz para bajar de peso, ya que esa obesidad mórbida compromete nuestro estado de salud.

Balón gástrico

Ese porcentaje de kilos de más es considerado uno de los factores de riesgo más importantes de enfermedad cardiovascular, junto con la diabetes, el tabaco y la hipertensión. Reduciendo el peso, se reduce también la diabetes y la hipertensión.

Llegados a esa situación de obesidad mórbida, una de las alternativas disponibles para adelgazar es la colocación de una banda gástrica, que se pone en la parte superior del estómago para disminuir su capacidad y el estómago queda dividido en dos partes: una muy pequeña previa al resto.

Con la banda se puede regular la capacidad del estómago en función de las necesidades del paciente y de los kilos que vaya perdiendo.

Resultados de la banda gástrica

Más o menos el peso que se pierde es un tercio de los kilos que sobran y esta pérdida de peso se hace siguiendo el plan dietético y deportivo marcado por nuestro equipo de especialistas. No hay que olvidar que una dieta personalizada es un buen aliado para conseguir nuestro objetivo, salir de la obesidad mórbida.

El papel del psicólogo cuando estamos haciendo dieta para adelgazar

¿Por qué debemos elegir la banda gástrica para perder peso?

  • Porque es un procedimiento que cuenta con el aval de varias sociedades científicas en la reducción del peso y porque es seguro y eficaz.
  • No obstante, tienes que tener en cuenta que los primeros días pueden aparecer algunos problemas, como vómitos o dolor después de comer. Normalmente, esto ocurre si comemos una cantidad mayor de la pautada por nuestro equipo de especialistas o si no masticamos bien. Por eso, hay que comer despacio y con calma, masticando correctamente los alimentos. También tenemos que aprender a descifrar las señales que nos envía nuestro estómago para que dejemos de comer, cuando nos sentimos llenos.
  • El estreñimiento también puede fastidiarnos los días posteriores a la colocación de la banda gástrica. La razón es bien sencilla: como comemos menos producimos menos heces. Pero no te preocupes, tu equipo de especialistas te dirá si es necesario recurrir a algún laxante. Eso sí, ni se te ocurra tomarlo por tu cuenta, puedes tener graves problemas.

Información sobre tratamientos para adelgazar

  • Pero estos pequeños inconvenientes no nos pueden desanimar para tomar la decisión de recuperar nuestra salud. Con la colocación de la banda gástrica no solo perdemos peso, también ganamos en salud, ya que aprendemos a comer bien y potenciamos nuestro nivel de actividad física, una de las patas fundamentales para adelgazar. Si somos sedentarios no lograremos bajar peso de una forma saludable.
  • Por eso, normalmente y siempre que no haya contraindicación se recomienda empezar a hacer ejercicio físico tan pronto salgamos del hospital. A medida que nos vamos desprendiendo de los kilos de más, la actividad física se puede volver más activa. Es bueno empezar caminando poco a poco y cuando ya veamos que podemos iniciar algún otro ejercicio, una vez que hemos consultado con nuestro equipo de especialista, podemos enfrentarnos a ello.

Deja un comentario